Recetas OMOA
Paella Valenciana

Para 10 personas

Tiempo de Preparación: 1 hora y 30 minutos, teniendo en cuenta también la preparación de otros ingredientes.

Preparación

  1. Se pone la paella con el aceite al fuego de leña que hemos preparado previamente y, cuando esté muy caliente, se añade la carne de pollo y la de conejo, que se habrán troceado previamente en pequeños pedazos, y se sofríen hasta que queden bien dorados, pero sin permitir que lleguen a quemarse.
  2. Se incorpora el tomate, pelado y sin semilas, previamente triturado, y se parte el chile en tiras. Se sofríe todo a fuego bajo durante siete u ocho minutos. Se sazona ligeramente con sal, y cuando el sofrito ya esté casi terminado, se incorporarán las tiras de chile y se mezclan con los demás ingredientes, sofriéndolo también pero con cuidado de que no se queme.
  3. Se añadirá el agua hasta que alcance, aproximadamente, los bordes de los remaches de las asas de la paella. El tiempo de cocción de las carnes dependerá de la consistencia de las mismas, pudiendo calcularse entre treinta y treinta y cinco minutos.
  4. Diez minutos antes de lo que se calcule para finalizar el tiempo de cocción de las carnes, se agregarán las verduras. También es el momento de agregar los caracoles.
  5. Se añadirá agua caliente, para reponer la que se haya evaporado, y se dejará que la ebullición continúe durante tres o cuatro minutos más, para que el agua recién incorporada quede convenientemente mezclada con la que pusimos primero. Se incorporan las ramitas de azafrán, se rectifica el punto de sal, y se deja continuar la ebullición durante cinco minutos más.
  6. Cuando la paella esté en pleno hervor se echará el arroz, que se distribuirá por todo el recipiente de forma igualada. Deberá cocer durante cinco o seis minutos a fuego vivo, y después se irá rebajando el fuego paulatinamente.
  7. Una vez terminada la cocción, el arroz deberá quedar seco y prácticamente suelto. Para ello se depositará el recipiente en el suelo, a ser posible directamente sobre la tierra, durante unos minutos, en los cuales los granos de arroz absorberán hasta los últimos rastros de caldo antes de servirla.